VISITAS AL BLOG.

CON UN OJO EN EL MICROSCOPIO Y OTRO EN EL TELESCOPIO.

"Creo que el ejercicio de la solidaridad cuando se practica de veras en el día a día es también un ejercicio de la humildad, que te enseña a reconocerte en los demás y a reconocer la grandeza escondida en las cosas chiquitas, lo cual implica también denunciar la falsa grandeza de las cosas grandotas en un mundo que confunde la grandeza con lo grandote” Eduardo Galeano.

A partir del nacimiento, los niños reciben los cuidados necesarios para crecer y desarrollarse en cuestiones alimentarias y de salud, además, los padres, paulatinamente van dotando de signos, lenguaje y actitudes al niño a través del ejemplo, expresiones corporales y tonos de voz con la finalidad de que éste logre comunicarse, convivir y desenvolverse en la familia así como en sociedad.

Los padres, generalmente enseñan a sus hijos a través de acciones que recuerdan de cómo fueron formados, aunado a experiencias adquiridas y en algunos casos, aplican lo aprendido durante su formación académica respecto a psicología, pedagogía, nutrición, etc.

Con el paso del tiempo, el niño va aprendiendo a desenvolverse con los demás a través del ejercicio de imitación de las personas cercanas a él, de los consejos que recibe, pero sobre todo de la experiencia, aplicando lo que ve que a otros les funciona, aunque en algunos casos no entienda muy bien el sentido de sus actos.

Un poco a la par, los padres te enseñan a reflexionar, ese proceso tan importante para la vida de los personas, en el cual, se aprende a valorar lo que está bien y mal de nuestro actuar y que nos permite no volver a caer en los mismos errores.

Pero la vida, es también un juego de roles, donde la misma persona de acuerdo al contexto en el que se encuentre, varía en su rol, es por lo tanto, un juego al que nosotros legitimamos, aceptamos y damos valor, o por el contrario, desacreditamos.

Es decir, esa persona que es tu mecánico, dentista, plomero, jefe, enfermero, etc, juega un rol en ese momento como integrante de la sociedad y que termina, al no probar su competencia para desempeñar su función o al presentarse cambios en las estructuras sociales y que al ser sustituido, el individuo seleccionado desempeñará ese rol que quedó vacante durante un tiempo determinado.

Todo es un juego social, creado para dar certidumbre y organización, un ejemplo claro son las instituciones, dependencias, organizaciones y hasta las empresas, que permiten brindar un servicio entre los integrantes de una misma sociedad para su satisfacción.

Los errores, creo yo, radican cuando los integrantes de estas instituciones creen tener un mayor valor o una mayor cantidad y calidad de derechos que las personas a las cuales brindan servicio o representan, pues se olvidan que por ellos existen o figuran en la estructura social, lo mismo sucede cuando una persona posee más conocimiento que otros y se cree superior, cuando por el contrario, esto lo debería hacer más sencillo y humilde por su nivel de conocimiento y conciencia.

Finalmente, recalcar que, somos parte de un juego social, el cual, nos permite darle legitimidad a quien lo merece según su desempeño y restarle valor a quien no lo merece, por actitudes, comportamiento o falta de competencia en su labor, asimismo, es importante darle el justo valor y respetar este juego social, sin embargo, no permitir que éste te quite la calma o no te permita ser feliz.

¿Cuál es tu opinión al respecto?

9 comentarios:

  1. Cierto, maestro. Todos somos parte de ese juego social y desempeñamos un rol determinado por nuestra formación personal, familiar, social y académica. Como usted dice y dice bien, nadie es más que los demás, simplemente son roles que se complementan y nos volvemos necesarios unos a los otros... La verdadera educación se muestra en la manera de tratar a nuestros semejantes. Saludos cordiales, maestro!!!

    ResponderEliminar
  2. Practicar la solidaridad debería ser mas frecuente así cómo otras acciones : empatia, amor, respeto, apoyo, admiración, perdón , etc. Conceptos que parecen olvidados en este mundo actual en donde el juego social cada quien juega un rol , sin embargo debemos de no perder la esencia humana y practicar los valores desde el rol que te toque jugar. Hay una frase que me gusta " yo no soy mejor que nadie pero nadie es mejor que yo" . Muy interesante y completa tu publicación Maestro, me hiciste detenerme y pensar que estoy haciendo yo ...

    ResponderEliminar
  3. Es muy cierto esto que comenta porque creo que antes de ser profesionales y contar con una carrera primero que nada somos seres humanos y tenemos que ser humildes y tratar con respeto y ser solidarios con los demás para así poder hacer un bien para la sociedad en la que vivimos
    Att:juana luna

    ResponderEliminar
  4. Definitivamente hoy en día cuando hablamos de retos educativos tenemos que hablar de educación humanista. Ciertamente que el conocimiento científico, matemático e inclusive la comunicación son aspectos fundamentales por desarrollar en nuestros estudiantes, pero de nada sirven si ponemos en segundo término la formación de individuos con valores tan importantes como la solidaridad y la humildad.
    No esperemos a que la formación de estas virtudes fundamentales se logre en casa, pues vivimos en una sociedad en donde vale más un título que un corazón humilde dispuesto a ayudar al que más lo necesita. Estamos inmersos en un mundo donde se nos valora más por el auto, la casa,la ropa, el cargo y los niveles académicos cursados que nuestras propias acciones.
    Es por eso que desde nuestra trinchera, los docentes tenemos la responsabilidad y la oportunidad de concientizar a nuestros estudiantes sobre la verdadera grandeza humana, y añadiría una palabra muy trillada a la que se le ha venido dando una connotación materialista: el éxito en la vida.
    A veces es necesario dejar a un lado el programa de nuestra asignatura para hablarles a los alumnos sobre lo que representa el éxito.
    Por eso, me gusta recalcarles que éste no es la cima donde vislumbramos una vida más cómoda llena de lujos o títulos. El éxito humano, es lo que hacemos con eso que logramos. Es lo que cambiamos y mejoramos. Es lo que compartimos. Es lo que nos permite lograr que otros también crezcan al igual que uno.
    Por ello maestro, coincido con lo expuesto en su artículo, y con ello me viene a la mente lo que en su momento Aristóteles mencionó atinadamente, siglos atrás: "Educar la mente, sin educar el corazón, no es educación en absoluto"

    Atte: Mtra. Belem Valencia Márquez

    ResponderEliminar
  5. Me faltó añadir que si esperamos a que los padres de familia cambien primero su forma de pensar, y ayuden positivamente en la formación de valores en sus hijos, creo que nos quedaremos estancados en lo mismo y nunca avanzaremos, es más factible que nuestros alumnos eduquen a sus padres para el bien, que los padres a los hijos, si nos vamos a contextos sociales muy deteriorados mental y emocionalmente.

    Atte: Mtra. Belem Valencia Márquez

    ResponderEliminar
  6. Hace mucho que no se escucha esa palabra SOLIDARIDAD, y emplearla en la vida diaria mucho menos, es una palabra que emplea términos de humanidad, también algo que no tiene presencia en la actualidad. Conociendo el significado de SOLIDARIDAD y aplicando los términos que contiene sin salirnos de ellos nos seria muy útil en estos tiempos.

    Atte: Ray Uribe.

    ResponderEliminar
  7. exactamente,somos seres sociales y formamos partes de los roles de esta sociedad,cada uno con sus aptitudes,capacidades,conocimientos,etc;sin embargo debemos de recordar que de alguna manera u otra todos necesitamos de todos, por mas ¨sencilla ¨que parezca la labor que se realiza dentro de este gran círculo social; creo yo no debemos de olvidar la empatía y la humildad.
    ¡Saludos Profesor Ramón!.

    ResponderEliminar
  8. ¡MUY BUENOS DÍAS!
    "UN POCO TARDE PERO SEGURO"
    En medida que el ser humano enfoque su energía en descubrir lo valioso y no lo grandioso de lo que nos rodean, es día dejaremos de pensar que la humildad es sólo un valor que da carácter a tu persona ante la sociedad, sino que la humildad es mas que ello, es parte de la esencia del ser humano, la cual se logra desarrollando el entendimiento de nuestras capacidades y limitantes como individuo energético, humano y social, adecuándolas a la interrelación de su entorno y con sus semejantes.
    Yo creo que es momento de decidirnos a formar parte de una sociedad diferente, la cual pertenezca a un núcleo generador de ideas y estrategias que las ejecute para alcanzar la trascendencia social y como ser humano.
    ¡Nadie es mas...nadie es menos.., la importancia radica en que cada función o rol que desempeñemos es de igual importancia para el fin y desarrollo en conjunto.

    ¡NUEVAMENTE LE AGRADEZCO EL INTERES POR COMPARTIRNOS SUS INTERESANTES Y REFLEXIVOS ARTICULOS!
    ATTE. Karina B.

    ResponderEliminar
  9. Sin duda el ambiente familiar es un factor que influye en el comportamiento de cualquier ser humano, y el entorno social lo complementa. El valor que se le da a las situaciones, instituciones o personas, se lo debemos de dar nosotros mismos de acuerdo al beneficio positivo que nos den. Es importante retomar la igualdad de derechos en cualquier lugar.

    ResponderEliminar